Conversemos aquí
Escríbenos aquí
Actualidad
Nulidad del matrimonio eclesiástico se agiliza y se simplifica

Nulidad del matrimonio eclesiástico se agiliza y se simplifica

El Papa Francisco y el Vaticano contempla una sentencia única y una decisión directa en la reforma,  plantea un proceso más rápido, sencillo y gratuito.

 

El trámite de la nulidad del matrimonio eclesiástico será más ágil, simple y económico con la reforma aprobada por el papa Francisco, según han anunciado y que introduce la sentencia única y la decisión directa del obispo en los casos más claros. El Vaticano ha presentado  los dos “motu proprio” llamados “Mitis Iudex Dominus Iesus” y “Mitis et misericors Iesus”, en los que se explica la reforma para las causas de declaración de la nulidad matrimonial tanto en el código de derecho canónico y en el código de los cánones de las Iglesias orientales.

 

El papa Francisco destaca en sus documentos la introducción de un proceso breve de nulidad, “para acercarse a los fieles que se alejan ante las estructuras jurídicas de la Iglesia a causa de las distancias física o moral”. Las reformas responden a las respuestas de la comisión que creó el papa el año pasado, presidida por Pio Vito Pinto, decano del Tribunal de la Rota Romana, para que simplificasen los trámites del proceso de nulidad matrimonial. Aunque Francisco afirmó que queda firme “el principio de que el matrimonio católico es indisoluble”, explica que “la caridad y la misericordia exigen que la misma Iglesia como madre se haga cercana a los hijos que se sienten separados”.

 

En el Sínodo de los obispos celebrado en octubre del año pasado se pidió y aprobó por mayoría procesos más rápidos y accesibles, recuerda el papa, y por ello ha querido “dar disposiciones que no favorezcan la nulidad, pero sí aceleren los procesos, y con justa sencillez”.Este proceso aplicará en los casos en los que “la demanda de nulidad sea presentada por los dos cónyuges o por uno de ellos con el consentimiento del otro” y “existan circunstancias de hecho o personales, sostenidas por testimonios o documentos, que no requieran de una investigación o una instrucción más exacta y que hagan manifiesta la nulidad”. Se cree que con estas reformas el proceso, que antes tardaba entre seis meses y un año, podría reducirse a 45 días. El Papa también pidió que el proceso pudiera realizarse sin ningún costo, excepto el pago “justo” del personal involucrado.


Fuente:
Diario Digital

Compartir en sus redes sociales